Trump presume que el muro ha ayudado a detener inmigración, delincuencia ¡y hasta el coronavirus!

0

Aunque dijo que no fue construido con ese objetivo, el presidente Donald Trump afirmó que el muro fronterizo ha ayudado a detener el coronavirus.

En su visita la ciudad de Alamo, Texas, el mandatario se refirió a que México está siendo “duramente golpeado” por COVID-19, aunque Estados Unidos sigue siendo –por mucho– el país con más casos en todo el mundo con 23 millones de contagios, contra 1.5 millones del vecino del sur.

Destacó que su principal proyecto migratorio ha ayudado a detener la inmigración de indocumentados, así como el crimen organizado, por lo que defendió su permanencia.

“No podemos dejar que la próxima administración ni siquiera piense en derribar (el muro), si puedes creer eso”, dijo. “No creo que eso suceda. Creo que cuando veas lo que logra y lo importante que es para nuestro país, nadie lo va a tocar”.

Cabe recordar que el presidente Joe Biden no ha hablado de derribar el muro ya construido, que ha costado más $11,000 millones de dólares en poco más de 400 millas, según datos de NPR.

El mandatario firmó una placa del muro, algo que ya había hecho en otro tramo en California.

A pesar de sus comentarios sobre México, el presidente agradeció al mandatario Andrés Manuel López Obrador.

“Es un gran caballero y amigo mío”, afirmó el republicano… ama a su país y ama a Estados Unidos”, afirmó.

Organizaciones en defensa de inmigrantes y derechos civiles criticaron la visita del mandatario a la frontera.

“La visita de Trump a la frontera sur hoy es un oscuro final para un demagogo desesperado cuya campaña comenzó con viles ataques contra familias mexicanas e inmigrantes apenas unos minutos después del lanzamiento de su campaña hace cinco años”, dijo la vicepresidenta de defensa de FWD.us, Alida García. “Su presidencia comenzó con una peligrosa retórica supremacista blanca y rápidamente giró hacia políticas en la primera semana que destruyeron las vidas de innumerables familias”.

García criticó la política migratoria del mandatario, que incluyó complicaciones a programas de protección como TPS y DACA, persecución de indocumentados y la separación de niños de sus padres.