Seis aspirantes presidenciales demócratas debaten antes de votación en primer estado

0

Seis políticos demócratas que retan al presidente republicano Donald Trump por el cargo, se enfrentan en un debate de alto riesgo el martes por la noche, su último encuentro cara a cara antes de que los votantes en el estado agrícola de Iowa, en el medio oeste del país, comiencen a elegir a un candidato demócrata para oponerse a Trump en las elecciones nacionales de noviembre.

Iowa, con su paisaje principalmente rural y una población predominantemente blanca de aproximadamente 3 millones, apenas refleja a Estados Unidos en su conjunto. Pero una vez cada cuatro años tiene una importancia enorme en la carrera presidencial dela nació, como el primer estado en votar en el proceso de nominación de meses para republicanos y demócratas. Esta vez, la votación del caucus se lleva a cabo la noche del 3 de febrero.

Trump es el candidato seguro para la renominación a un segundo mandato de cuatro años en la Casa Blanca. Pero la contienda demócrata está muy inestable.

El exvicepresidente Joe Biden, ahora en su tercer intento por la nominación presidencial del partido, lidera las encuestas nacionales de votantes demócratas, pero en Iowa y otros estados posiblemente está después de sus oponentes demócratas. Si falla al principio del proceso de nominación, eso podría afectar su argumento clave de la campaña de que, según las encuestas nacionales, tiene la mejor oportunidad de derrotar a Trump.

La encuesta de Iowa del fin de semana pasado muestra al senador Bernie Sanders de Vermont, que se describe a sí mismo como un socialista democrático, avanzando a un estrecho primer lugar, con un 20% de apoyo en el estado. La senadora progresista Elizabeth Warren de Massachusetts ocupa el segundo lugar con un 17%, por delante del ex alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, quien se ha convertido en un centrista político, con un 16% y Biden, un político de centro izquierda a través de casi cinco décadas en Washington, con 15%.

“No se puede negar que esta es una buena encuesta para Bernie Sanders”, dijo la encuestadora Ann Selzer al Des Moines Register, que patrocina el debate junto con la cadena de televisión CNN. “Él lidera, pero no es una ventaja indiscutible. Tiene un control más firme sobre sus seguidores que el resto de sus compatriotas”.

Pero más de la mitad de los encuestados dijeron que aún podrían decidir apoyar a un candidato que no sea el que ahora prefieren o que aún tienen que decidir, un estado fluido de sentimiento político que probablemente aumenta la importancia del debate de los seis candidatos, el martes.

Una encuesta de la Universidad de Monmouth el lunes mostró resultados diferentes, con Biden por delante, de Sanders, Buttigieg y Warren.

La senadora Amy Klobuchar de Minnesota y el acaudalado empresario Tom Steyer, ambos siguen a los cuatro líderes en la votación preelectoral de Iowa, pero calificaron para la etapa de debate al cumplir con los estándares de votación y recaudación de fondos establecidos por el Partido Demócrata nacional. Otros candidatos demócratas permanecen en un campo abarrotado de aspirantes presidenciales, pero no hicieron el corte para el debate o se retiraron, incluido el senador Cory Booker de Nueva Jersey, quien abandonó la carrera el lunes.

Sanders y Warren son amigos desde hace mucho tiempo que tienen puntos de vista liberales similares, como su mensaje, con algunas variaciones, sobre la adopción de un sistema nacional de atención médica administrado por el gobierno y el fin del sistema de compañías de seguros privadas del país para pagar las facturas de atención médica. Como tal, se han adherido principalmente a un pacto de no agresión entre sí en debates anteriores previos al enfrentamiento del martes antes de la votación de Iowa.

Pero durante el fin de semana, Warren acusó a Sanders de enviar a sus seguidores en Iowa a reunirse con votantes con puntos de conversación específicos “para destrozarme”. Los puntos de conversación afirmaban que Warren no podía atraer a más votantes demócratas en una carrera contra Trump porque es elitista, “Con el apoyo de personas altamente educadas y más ricas que van a presentarse y votar a los demócratas, pase lo que pase”.

Sanders hizo caso omiso de las críticas y dijo: “Tenemos más de 500 personas en nuestra campaña. La gente hace ciertas cosas. Estoy seguro de que en la campaña de Elizabeth la gente también hace ciertas cosas”.

“Pero me han escuchado durante meses”, agregó Sanders, “nunca he dicho una palabra negativa sobre Elizabeth Warren, quien es amiga mía. Tenemos diferencias en [la solución a]los problemas. De eso se trata una campaña”.

Mientras tanto, los informes noticiosos del lunes afirman que en una reunión privada en 2018, Sanders le dijo a Warren que no creía que una mujer pudiera ganar la presidencia.

Posteriormente, Warren le contó a asociados sobre el comentario de Sanders, informó The New York Times, citando a personas con conocimiento de sus comentarios.

En un comunicado, Sanders negó el informe diciendo que era “ridículo” pensar que hubiera hecho ese comentario. “¿Creo que una mujer puede ganar en 2020? ¡Por supuesto! Después de todo, Hillary Clinton venció a Donald Trump por tres millones de votos en 2016”.

Trump también ha tomado nota del reciente ascenso de Sanders en las encuestas de opinión, diciendo en un comentario de Twitter durante el fin de semana, “¡Guau! Crazy Bernie Sanders está aumentando en las encuestas, luciendo muy bien contra sus oponentes en el Do Nothing Party. Entonces, ¿qué significa todo esto? ¡Estén atentos!.