Revelan que Trump quiere tomar el ADN de más inmigrantes que no han cometido delitos

0

Un funcionario del gobierno del presidente Donald Trump reveló de manera anónima que el Departamento de Justicia pretende analizar el ADN de personas que hayan solicitado asilo en Estados Unidos. Ya a principios de octubre, la administración anunció que tomaría muestras genéticas de los inmigrantes detenidos, pero quedó la duda si incluirían a quienes piden asilo. La medida generó entonces preocupación entre las organizaciones que defienden a los inmigrantes, que se unieron para llevar a los tribunales lo que consideraron “deshumanizante violación del cuerpo y privacidad“.

Las pruebas de ADN permitirán al gobierno identificar mejor a las personas que tratan de cruzar la frontera sin autorización y comprobar el parentesco de adultos con los menores que los acompañan. Otro funcionario anónimo del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) adelantó en su momento que enviarían dicha información genética a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) para que elabore una base de datos, a la que también tendrá acceso otras agencias federales.

El gobierno cree que esta medida permitiría mejorar la detención de indocumentados que comenten actividades delictivas. Sin embargo, activistas proinmigrantes denuncian que, de aplicarse la medida, el gobierno negaría a los afectados su derecho a la presunción de inocencia y a representación legal. El primer funcionario que reveló la información no especificó si esto afectaría a los solicitantes de asilo. El segundo dijo a Associated Press que sí lo haría pero no detalló exactamente a qué solicitantes afectaría.

De acuerdo al funcionario que cita AP, este lunes se publicará un reglamento enmendado que ordenará la recolección de ADN para casi todos los migrantes que cruzan la frontera en puntos de entrada oficiales y están bajo custodia, aunque sea de manera temporal.

Con la nueva política, el gobierno podría tener acceso a los datos biométricos de cientos de miles de migrantes y enviarla a la oficina federal que investiga crímenes, incluso si la persona no ha cometido crimen alguno. Vera Eidleman, abogada de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), denunció que esto convertiría la recolección de ADN en un “instrumento de vigilancia de la población”.

Hasta ahora, la información genética se usa solo cuando un inmigrante es procesado en un tribunal federal por delitos penales. Entre esos casos se incluye el cruce no autorizado de la frontera, que afecta principalmente a adultos que viajan solos.

Si la norma de ampliación de registro del ADN entra en vigor este lunes, habrá un periodo de 20 días para recibir comentarios.