Republicanos aprovechan situación en la frontera para lanzar críticas a Biden y defender el muro

0

En 2019, cuando ocurrió una de las más recientes crisis en la frontera, los republicanos se mantuvieron al margen, pero ahora un grupo de congresista busca sacar ventaja de los retos del gobierno de Joe Biden, para defender su agenda contra inmigrantes y la construcción del muro.

El Partido Republicano incluso lanzó una campaña vía correo electrónico para criticar al demócrata y recaudar fondos promoviendo una cultura contra inmigrantes.

“A Joe Biden se le advirtió que sus políticas radicales causarían una crisis a lo largo de nuestra frontera sur, pero no escuchó”, dice un correo del Partido Republicano revisado por este diario. “Actualmente estamos atravesando una de las peores crisis fronterizas de la historia moderna… Es hora de responsabilizarlo por esta catástrofe, y es por eso que necesitamos tu ayuda ahora más que nunca”.

El senador Ted Cruz (Texas), nacido en Canadá y con nacionalidad estadounidense, ha sido una de las voces más críticas contra inmigrantes –a pesar de ser hijo de un refugiado cubano– y se ha lanzado en una estrategia para atender a personas que solicitan asilo.

Un grupo de 19 senadores republicanos, incluido Cruz, visitó la frontera y su caucus promovió “la necesidad” de continuar la construcción del muro impulsado por Donald Trump. El proyecto fue detenido por la Administración Biden.

“Joe Biden congeló la construcción del muro. Ahora está inconcluso. La Patrulla Fronteriza nos dijo una y otra cvez: debemos terminar el muro”, defendieron los republicanos en el Senado.

El domingo, Cruz envió una carta al presidente Biden, donde acusa que una oficial del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) pidió “a otro senador” que si él no borraba sus fotografías, “la delegación sería echada”.

El grupo hizo un recorrido el jueves y viernes pasado por las instalaciones de Donna, Texas, en donde la Administración Biden tiene a niños que luego enviará al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

En su carta, Cruz habla del espacio limitado donde están los menores, algo que las autoridades federales reconocieron, debido a que otras instalaciones habían sido cerradas y su posición sobre inmigración es “más humanitaria” bajo la decisión de recibir a los niños y adolescentes no acompañados.

Los republicanos, hasta ahora, hablan más de los extranjeros que llegan, sin exponer los motivos que han llevado a ese incremento y cómo debería afrontarse, algo que el presidente Biden ha abordado e incluso fue tema central en su primer conferencia de prensa.

El DHS reportó que hasta marzo 25, la oficina de Aduanas y Protección Fronterza (CBP) tenía bajo su custodia a 5,156 menores, además de haber transferido s 437 a otros espacios.

También indicó que 11,900 niños y adolescentes están bajo atención del HHS y solamente 268 han sido reclamados por patrocinadores o padres de familia en los Estados Unidos.

“Los niños provenientes de México son expulsados de inmediato”, indica la autoridad, que procesa actualmente sólo a menores del Triángulo Norte.

Cruz continuará este lunes su estrategia y este lunes acudirá al Centro de Convenciones “Kay Bailey Hutchison”, en Dallas, a donde el DHS pretende enviar a unos 3,000 inmigrantes, sobre todo aquellos con problemas médicos.

Las deportaciones
Los republicanos intentan mostrar que Biden está dejando “entrar a cualquiera” en la frontera, pero el gobierno ha enviado el mensaje constante, en voz de la portavoz Jen Psaki, del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y de propio mandatario, de que “no es momento para viajar” a los EE.UU. “No vengan”, se ha insistido.

El viernes, Psaki adelantó que todos los adultos y la mayoría de las familias han sido expulsadas.

“La gran mayoría de los adultos están siendo enviados de regreso”, dijo Psaki. “Decenas de miles de personas están llegando a nuestra frontera. Lo sabemos. Y así, la mayoría de los adultos están siendo rechazados”.

Un día antes, el presidente Biden reconoció que buscaba que México aceptara a más familias, pero el gobierno de Andrés Manuel López Obrador lo rechaza.

“Nuestra política sigue siendo la misma: estamos implementando la Sección [Título] 42”, dijo Psaki, en referencia a lineamientos de seguridad por la emergencia de COVID-19. “Como el Presidente mencionó y yo mencioné un poco a principios de esta semana, hay problemas de capacidad en México que estamos discutiendo con ellos para abordarlos. Y no están en condiciones de aceptar y llevarse a las familias que tenían en el pasado”.

Pronta liberación
A pesar las críticas de republicanos y aunque reconocen que la atención a niños puede mejorar, organizaciones civiles que defienden a inmigrantes considera que la política de la Administración Biden es correcta, porque no pone en peligro a los niños al deportarlos inmediatamente.

Sin embargo buscan que sean liberados “lo antes posible” y reunirlos con sus familias, ya que mantenerlos en custodia en forma indefinida también es dañino para ellos.

“La Administración Trump demostró con la separación familiar bajo Tolerancia Cero que el sistema HHS / ORR podría convertirse en un arma”, consideró la organización RAICES. “La mayor amenaza para la seguridad de estos niños es que el gobierno de los Estados Unidos los deportará a los lugares más peligrosos”.