Programa entre inmigrantes latinas ayuda a prevenir el VIH

0

El virus del VIH afecta particularmente a la comunidad hispana en Estados Unidos y según una reciente investigación, las mujeres heterosexuales son aún más propensas a la infección, particularmente en poblaciones rurales.

A nivel nacional, la tasa de infección del VIH entre las mujeres latinas es cuatro veces mayor que el de las mujeres de raza blanca no latinas, y aumenta más en esas comunidades marginadas, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades.

Una investigación de tres años realizada por la Facultad de Salud Pública y Trabajo Social Robert Stempel delineó los resultados del programa denominado “SEPA” en el que participaron trabajadoras agrícolas.

La doctora Patria Rojas, una investigadora de la Universidad Internacional de la Florida, dice que las mujeres latinas son particularmente vulnerables cuando están en relaciones heterosexuales en esas comunidades, porque muchos hombres no mantienen relaciones monógamas.

“Salud, educación, prevención y autocuidado son los pilares declarados del programa que se enfrentan al estigma, muchas veces arraigado en esta población”, señaló la doctora Rojas.

Sin embargo, “aún sigue siendo un tabú, y eso hace que haya muy poca educación, las madres no tienen las habilidades, el vocabulario de cómo hablarle a sus hijas acerca de la sexualidad y de cómo prevenir no solamente el VIH sino infecciones transmitidas sexualmente”, señaló.

Laura Rodríguez, una residente en Homestead, dice que “mujeres y hombres llegan todos los días con enfermedades venéreas o VIH y ni siquiera lo saben”.

María Centeno, una madre de familia, declaró que todo sucede “por no sabernos educar un poco en la sexualidad”.

La intervención del programa SEPA, que emplea demostraciones, juegos de rol y otros ejercicios que refuerzan la confianza y la autoeficacia de las latinas en el uso del condón, ha dado como resultado un avance del conocimiento sobre la prevención del VIH entre las participantes.

La doctora Rojas afirma que después del programa SEPA, “el uso del preservativo aumentó de un 19% antes de la intervención a casi un 40%”.