Mayoría de estadounidenses apoya que indocumentados puedan conseguir la ciudadanía, según encuesta

0

Un 60% de los estadounidenses apoyan que los inmigrantes indocumentados puedan conseguir la ciudadanía en ocho años, tal y como propone el presidente Joe Biden en su reforma migratoria, según una encuesta reciente.

Politico y Morning Consult lanzaron este miércoles una pesquisa que revela que un 32% de los votantes registrados “apoya enérgicamente” un camino a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que se calcula que hay en el país, mientras que otro 28% lo “apoya de alguna manera”. Un 28% se opone, de los cuales un 14% lo hace “enérgicamente”. Un 16% no opinó.

La encuesta da un espaldarazo a los demócratas que están luchando por conseguir que la reforma migratoria del mandatario salga adelante en el Congreso.

La inmigración ha sido normalmente un tema controvertido en la política estadounidense. Los legisladores llevan años declarando que quieren aprobar una reforma migratoria integral, pero no lo han conseguido debido a las disputas partidistas.

El proyecto de ley demócrata propone un camino a la ciudadanía para los jóvenes que llegaron a Estados Unidos con sus padres cuando eran menores (y que se conocen como dreamers). También permitiría que los trabajadores agrícolas y las personas con Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) consigan rápido sus green cards y que los indocumentados puedan hacerlo al cabo de cinco años.

Cada uno de estos grupos podría tratar de conseguir la ciudadanía tres años después de recibir la residencia permanente.

La encuesta que se conoció este miércoles muestra que otros aspectos de la reforma también gozan de popularidad entre los estadounidenses como dar fondos para aligerar la acumulación de solicitudes de asilo (51%), establecer una infraestructura de procesamiento de refugiados en Centroamérica (54%) y proporcionar más fondos para aumentar la plantilla de jueces de inmigración (53%).

A pesar del apoyo de la sociedad estadounidense, la propuesta de ley enfrentará la enorme y complicada tarea de conseguir votos de miembros del partido republicano necesarios para aprobarla.