Los pacientes de COVID-19 tratados con hidroxicloroquina corren riesgo cardíaco, según un estudio

0

Los pacientes hospitalizados por la COVID-19 con hidroxicloroquina tienen un riesgo mayor de muerte que los que no la toman, según un estudio publicado este viernes por The Lancet.

La hidroxicloroquina es la droga que es utilizada en contra de la malaria y que el presidente Donald Trump anunció que toma para prevenir el coronavirus.

El estudio menciona que los pacientes que tomaron la droga o la cloroquina, que se deriva de la hidroxicloroquina, también eran más propensos a desarrollar ritmos cardíacos irregulares.

Relacionado: Estados Unidos invierte $1,000 millones de dólares en una vacuna contra COVID-19 de la Universidad de Oxford que podría estar octubre.

El estudio examinó a más de 96,000 pacientes de 671 hospitales en seis continentes. Investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard, el Hospital Brigham and Women’s y otras instituciones examinaron a pacientes que fueron hospitalizados entre el 20 de diciembre del 2019 y el 14 de abril de este año. 14,888 pacientes fueron tratados con hidroxicloroquina mientras que los 81,144 restantes formaron parte del grupo de control.

El estudio revela que casi 10,700 pacientes murieron en el hospital y determinó que después de identificar algunos factores de salud como edad, sexo, raza, hubo un aumento del 34% en el grupo de riesgo de mortalidad de los pacientes que tomaron hidroxicloroquina y un aumento de un 137% en el riesgo de sufrir una arritmia cardíaca grave.

Relacionado: Un ejecutivo de Johnson & Johnson advirtió hace casi 50 años que el talco para bebés podría estar contaminado por asbesto.

Los resultados son publicados días después que Trump declarara que había estado tomando hidroxicloroquina de manera diaria durante más de una semana para prevenir la infección por la COVID-19 a pesar de las advertencias de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

El estudio publicado este viernes analizó los registros médicos de los pacientes de COVID-19. La investigación fue financiado por la Cátedra William Harvey de Medicina Cardiovascular Avanzada del Hospital Brigham and Women’s.

Relacionado: La primer vacuna contra la COVID-19 testeada en humanos es desarrollada por Moderna Inc. en Estados Unidos, muestra ser segura y genera respuesta inmune.

La semana pasada, un estudio publicado por la Red JAMA encontró que el medicamento parecía no ayudar a los pacientes de coronavirus y que en cambio los ponía en mayor riesgo de un paro cardíaco.

Según los estudios médicos, la hidroxicloroquina tiene efectos secundarios graves como debilidad muscular y arritmia cardíaca. El New York Times publicó que un estudio en Brasil tuvo que ser detenido después que pacientes con COVID-19 que tomaron cloroquina desarrollaron arritmia e incluso algunos murieron.