La economía de EE.UU., la injerencia rusa y la unidad demócrata acaparan el décimo debate en Carolina del Sur

0

El décimo debate de aspirantes demócratas a la presidencia de Estados Unidos tuvo en el senador por Vermont, Bernie Sanders, y sus halagos al socialismo uno de los puntos de ataques de sus contrincantes.

Pero el multimillonario y exalcalde de Nueva York, Mike Bloomberg le dio un giro al tema apaneas iniciado el debate, y dijo que Sanders es ayudado por el presidente ruso Vladimir Putin, lo que fue rebatido por Sanders.

“Vladimir Putin cree que Donald Trump debería ser presidente de Estados Unidos, y es por eso que Rusia lo está ayudando a ser elegido para que pierda ante él”, dijo Bloomberg.

“No soy amigo de Putin”, se resumió el senador de Vermont.

Seguidamente Sanders ironizó: “Hola, señor Putin, si soy presidente de Estados Unidos, confíe en mí, no interferirá en más elecciones”.

Hasta esta décima ocasión en Carolina del Sur llegaron al estrado el exvicepresidente Joe Biden, el exalcalde de South Bend Pete Buttigieg, las senadoras Elizabeth Warren y Amy Klobuchar, y los multimillonarios Michael Bloomberg y Tom Steyer.

Bloomberg bajo ataque

La práctica conocida como “detener y revisar”, que Bloomberg implementó en Nueva York, volvió a salir esta vez como uno de sus puntos débiles.

Bloomberg reconoció otra vez que fue un método que se le “salió de las manos”, en relación al alto números de hispanos y afroamericanos que fueron víctima de aquella práctica y que fue denunciada por diferentes grupos de derechos humanos.

A la pregunta sobre la economía nacional, Sanders dijo que “para el estadounidense común las cosas no están mejor. Nuestra gente vive de cheque en cheque”, indicó en referencia a los millones de personas, que afirma, no tienen seguro médico.

En tanto la senadora Warren tildó a Bloomberg de carecer de la confianza del partido: “¿Quién financió la campaña del sendor republicano Lindsey Graham? Fue Michael Bloomberg”, aseveró. “No me preocupa cuánto dinero tiene. El núcleo del Partido Demócrata nunca confiará en él. El hecho de que no puede ganar la confianza del Partido Demócrata es una razón de riesgo”, insistió.

La senadora Klobuchar se refirió a la unidad necesaria de su partido para vencer a Trump en noviembre próximo: “Si pasamos los próximos cuatro meses destrozando nuestro partido, veremos a Donald Trump pasar los próximos cuatro años destrozando a nuestro país”.

Sin embargo, hubo puntos en común entre los contendientes en Carolina del Sur, uno de ellos un mayor control de las armas; Sanders conminó: “debemos ser más agresivos en el control sobre el uso de armas”.

El multimillonario Steyer lo apoyó igualmente y alegó: “Necesitamos cambiar el Senado”.

Sanders insiste en el socialismo

A pesar de los fuertes ataques contra Sanders en días anteriores, los buscadores en Internet lo dieron como favorito esta noche, junto a Bloomberg, tal como mostró la cadena Univisión.

El senador Sanders ratificó este martes lo dicho días atrás sobre los progresos del gobierno cubano en el tema de educación. Uno de los moderadores le preguntó si se podría confiar en que un presidente socialista no daría vía libre a dictadores.

“Cuba hizo progresos en educación. Yo lo creo”, dijo Sanders poco antes de ser abucheado por el público.

Los opositores del precandidato demócrata han opinado que consideran a Sanders demasiado extremo en sus puntos de vista para representar al partido como su candidato presidencial.

Durante una entrevista con la cadena CBS, Bernie Sanders indicó, “nos oponemos mucho a la naturaleza autoritaria de Cuba, pero es injusto decir de repente que todo es malo. Cuando Fidel Castro llegó al cargo, ¿sabes lo que hizo? Impuso un programa masivo de alfabetización. ¿Es eso algo malo?”.

Biden busca darle un nuevo giro a su campaña, mientras Blomberg, el poderoso magnate y exalcalde de Nueva York, trata de enfocarse en qué les ofrece a sus votantes, después de su primera aparición, que atrajo fuertes ataques de sus contrincantes del partido demócrata.