El peligro de los #fakenews en la era del coronavirus por la Dra. Aliza A. Lifshitz

0

El tomar medidas de prevención contra el nuevo coronavirus o COVID-19 es tan importante como el saber de dónde obtener la información correcta para evitar la diseminación de la desinformación o información falsa y la discriminación contra las poblaciones afectadas.

En momentos en los que la incertidumbre y el miedo afectan a la población, los llamados fake news, las mentiras y la ciencia chatarra circulan, especialmente en el internet y en los medios sociales.

Es un mito que el coronavirus o covid-19 se creó en un laboratorio chino. No hay evidencia que apoye esta teoría. Los murciélagos son los depósitos naturales en donde viven los coronavirus (como el covid-19 y otros coronavirus anteriores: el MERS y el SARS) y se piensa que de alguna forma se transmitió a los humanos de estos animales.

Es un mito que beber blanqueador, untarse aceite de ajonjolí en la piel, comer ajo, exponerse al calor o respirar el humo del fuego bloquean al virus o que los fuegos artificiales matan al virus. Todos estos rumores que circulan en el internet y los medios sociales no sólo no ayudan, sino que algunas de estas cosas pueden ser peligrosas para la salud.

Es un mito que evitar a los chinos es la mejor forma de evitar al coronavirus o covid-19. La pandemia se inició en China, pero actualmente el virus se transmite por contacto cercano de una persona infectada con el virus a otra. El virus no presta atención a la nacionalidad, la raza, el país de donde viene la persona ni nada. En este momento el riesgo de contraerlo en EE. UU. se considera relativamente bajo, pero la situación está en evolución y esto puede cambiar en cualquier momento.

Es un mito que el nuevo coronavirus o covid-19 se transmite de paquetes que llegan de China.
El virus se transmite a través de gotitas respiratorias que se emiten por los estornudos o la tos de personas que están enfermas. No hay casos de personas que se hayan enfermado por exposición a paquetes recibidos de China, y es muy poco probable, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Estos son justamente algunos ejemplos de la información errónea que puede afectar su salud y la de su familia si elige seguir o escuchar a los charlatanes en vez de ir a los sitios de salud pública escritos por científicos.

Asimismo, el miedo y la ansiedad pueden conducir a prejuicios sociales hacia los chinos u otros habitantes de otros países en donde se detectan focos de infección como Irán, Japón, Corea del Sur, Italia o España.

Los prejuicios perjudican a todos al crear más miedo o recelo hacia las personas en lugar de la enfermedad que está causando el problema. Podemos luchar contra estos prejuicios y ayudar a no lastimar a otros, brindando apoyo social.

Para evitar la diseminación de información falsa, así como el incremento de prejuicios contra las poblaciones infectadas, se recomienda lo siguiente:

• Mantener la privacidad y confidencialidad de quienes buscan atención médica y de quienes pueden ser parte de cualquier investigación de contacto.
• Comunicación oportuna del riesgo o falta de riesgo de las asociaciones con productos, personas y lugares.
• Crear conciencia sobre COVID-19 sin aumentar el miedo.
• Compartir información precisa sobre cómo se propaga el virus.
• Rechazar comportamientos negativos, incluyendo las declaraciones negativas en las redes sociales sobre grupos de personas o la exclusión de las personas que no sean consideradas de riesgo de actividades regulares
• Tener precaución con las imágenes que se comparten. Asegúrese de que no refuercen los estereotipos.
• Compartir la necesidad de apoyo social para las personas que han regresado de China o están preocupadas por amigos o familiares en la región afectada.

La pandemia causada por el nuevo coronavirus o covid-19 hace que enfrentemos un problema de salud pública mundial, es tarea de todos colaborar para prevenir su difusión. Es indispensable que empecemos por obtener la información de fuentes confiables y precisas (como mencioné anteriormente, los CDC, la OMS, Vida y Salud) para calmar el miedo y disipar preocupaciones que no se han comprobado. No se deje llevar por los mitos.