El Gobierno Boliviano dice que la expareja de Morales goza de garantías en prisión

0

El Gobierno boliviano afirmó hoy que Gabriela Zapata, la expareja del presidente Evo Morales presa por supuestos delitos económicos, goza de garantías en la cárcel y negó que su vida esté en peligro, como denunció la empresaria a la ONU.

El Ministerio de Gobierno (Interior) señaló en un comunicado que Zapata hizo denuncias sobre “inexistentes violaciones a sus derechos” mediante carta a la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) en Bolivia.

“La señora Zapata en ningún momento quedó incomunicada; al igual que las más de 200 internas del Centro de Orientación Femenina de Obrajes goza de todos los derechos y garantías que asisten a las ciudadanas que privadas de libertad enfrentan procesos ante la justicia por los delitos que pesan en su contra”, indica la nota.

El Ejecutivo de Bolivia replicó así a la carta enviada hoy por Zapata al representante de la OACNUDH en el país, Denis Racicot, en la que la mujer aseguró que su vida “está en peligro” en prisión.

Según el Ministerio de Gobierno, Zapata denunció “sin pruebas” que no se le ha dado la oportunidad para defenderse y que está impedida de dar su versión sobre lo sucedido, y recordó que la empresaria ha concedido entrevistas desde la cárcel a al menos cuatro diarios bolivianos.

La institución aseguró que la expareja de Morales “no denunció en ningún momento ninguna supuesta amenaza telefónica en su contra” y, por el contrario, la acusó de maltratar a “varios funcionarios” de la prisión en que se encuentra desde fines de febrero.

El Ministerio de Gobierno no hizo comentarios sobre las afirmaciones de Zapata en relación con la existencia del hijo que tuvo con el mandatario.

En su carta a Racicot, la expareja del presidente señaló que se encuentra “atemorizada e indefensa ante la arremetida judicial que ha emprendido el Gobierno nacional” en su contra porque se la acusa de “un sinfín de delitos” que asegura no haber cometido.

“Peor aún, el señor Presidente ha ordenado que el tema que hace referencia al hijo que tenemos en común tenga carácter de reservado, por tanto estoy impedida que yo o mis familiares puedan demostrar y hacer conocer la verdad”, sostuvo la empresaria detenida.

También cuestionó que en el Gobierno se afirme que el niño está muerto, que se la acuse de presentar un certificado de nacimiento falso, que se la tilde de mentirosa y extorsionadora y que el fiscal general haya anunciado que se le imputarán delitos de falsedad.

El fiscal general, Ramiro Guerrero, sostuvo el miércoles que el certificado de nacimiento del niño que presentó Zapata era falso y que ella nunca estuvo internada en un hospital donde supuestamente nació el menor en 2007.

Zapata está presa acusada de supuestos delitos económicos que, según la Fiscalía, habría cometido usando oficinas dependientes del Ministerio de la Presidencia para hacer negociaciones personales con empresarios e inversores, en complicidad con una funcionaria media.

La relación de Morales y Zapata fue revelada en febrero por un periodista en medio de una campaña para el referendo que se votó ese mes sobre el intento del mandatario de volver a ser candidato en 2019, opción que fue rechazada mayoritariamente.