Demandan migrantes que las cortes retomen casos de asilo en la frontera

0

Centenares de migrantes varados desde hace meses en la frontera marcharon hace unos días en Tijuana para demandar que Estados Unidos reanude los procesos de asilo, suspendidos presuntamente por la pandemia.

Mientras tanto en San Ysidro, al lado estadunidense de la frontera, organizaciones de derechos de los migrantes se manifestaron en apoyo simultáneo.

“Entre Tijuana y Mexicali son 14,000 personas, pero a lo largo de la frontera mexicana con Estados Unidos puede ser hasta 68,000 personas”, dijo Paulina Olvera Cáñez, directora del albergue Espacio Migrante, de Tijuana.

Dijo que son “una comunidad vulnerable” que ha esperado en promedio un año para que avancen sus casos de asilo.

Un migrante nicaragüense dijo en anonimato que llegó a Tijuana en febrero del 2019 y tuvo audiencia en una corte en San Diego, pero después su caso se quedó varado y nadie le ha informado qué va a suceder.

“Yo salí de mi país porque hay persecución. Fui militar y me negué a integrarme a un grupo paramilitar del gobierno, y por eso me sentenciaron”, explicó sobre las razones por las que huyó.

Dijo que ha encontrado trabajo, actualmente lleva cuatro meses en una empresa “y con lo poco que gano he podido mantener a mi familia en Nicaragua, cinco hijos y mi esposa”.

Pero comentó que “necesito cruzar y que me den el asilo para estar más seguro en lo personal y para dar a mi familia lo que necesita”.

La marcha de migrantes pasó de la entrada peatonal este en San Ysidro por el lado de Tijuana a la entrada peatonal oeste, por un puente y luego entre filas de vehículos, pero sin obstaculizar el paso de los vehículos que se dirigían a California.

Los migrantes marcharon tras una manta que pedía “Defender el asilo”. También pidieron solidaridad al público que esperaba para cruzar la frontera.

En la marcha participaron principalmente migrantes centroamericanos y africanos.

Los solicitantes de asilo advirtieron que muchos albergues o refugios dejaron de recibir migrantes desde marzo pasado para prevenir contagios y mantener distancia, con lo que muchas familias tuvieron que conseguir alojamiento y vivienda por su cuenta.

“Muchas personas y familias que llegaron a Tijuana se encontraron con la frontera cerrada, los albergues cerrados, sin posibilidades de trabajar o de estudiar para sus hijos”, dijo Olvera Cáñez.

Explicó que aunque el programa con el que los migrantes solicitan asilo y les hace esperar en ciudades de la frontera fue impuesto por el gobierno de Estados Unidos, “al aceptarlo, México se compromete a proteger a los migrantes mientras esperan los procesos a sus peticiones de asilo”.

Sin embargo, “el gobierno de México no ha dado apoyo a los migrantes, es un atarea que han asumido las organizaciones de la sociedad civil”, dijo.

Catheryn Hirón, otra activista, declaró que muchos migrantes que llegaron en busca de asilo a Tijuana en los últimos meses no han tenido oportunidad de siquiera registrarse en un libro en el que los migrantes se anotan para solicitar una fecha para pasar por primera vez ante oficiales estadunidenses fronterizos

“Son personas que huyeron por temor de sus países, pero quienes ahora tendrán que esperar meses después de que se retomen los casos para apenas pedir que les anoten en una lista de espera”, explicó Hirón.

Otro migrante que también habló a condición de anonimato dijo que “yo llevo más de un año a la espera en Tijuana. Mi proceso de asilo se congeló al iniciar la pandemia”.

Declaró con un megáfono que “Soy un ciudadano hondureño y quiero saber qué va a pasar conmigo. Mi vida sigue corriendo peligro acá en Tijuana”.

El joven de unos 28 años de edad dijo que ocasionalmente ha conseguido trabajo en Tijuana pero tiene que ayudar a su familia en Honduras.

Otra activista, Katherine Kruger, dijo que “todos los días al ayudar a los migrantes escucho historias de terror, no me explico cómo es que hay autoridades que todavía dudan de sus argumentos para pedir un asilo que merecen”.