Cohetes golpean base iraquí donde se alojan tropas de EE.UU.

0

Al menos 10 cohetes impactaron temprano el miércoles contra la base militar iraquí de Ain al-Asad, en Anbar, en el oeste de Irak, donde están instaladas tropas de la coalición que lidera Estados Unidos, según informó un portavoz de la coalición, el coronel Wayne Marotto.

No quedó inmediatamente esclarecido si hubo víctimas.

El Ejército iraquí informó más tarde en un comunicado que el ataque no había causado pérdidas significativas y que las fuerzas de seguridad habían encontrado la plataforma de lanzamiento empleada para los misiles en la zona de Al-Baghdadi en Anbar, reportó la agencia AP, que citó a una fuente militar iraquí no indentificada porque no estaba autorizada a informar a la prensa.

Es el primer ataque reportado desde que Estados Unidos atacó la semana pasada objetivos de una milicia vinculada a Irán en la frontera entre Siria e Irak. La sucesión de ofensivas avivó el temor a que se repita la escalada de represalias registrada el año pasado, y que terminó con un ataque estadounidense que mató al general iraní Qassim Soleimani junto al aeropuerto de Bagdad.

La base impactada fue la misma a la que Irán lanzó una ronda de misiles en enero del año pasado, en represalia por la muerte de Soleimani. Docenas de militares estadounidenses sufrieron conmociones cerebrales en ese ataque.

El ataque del miércoles se produjo dos días antes de la visita del papa Francisco a Irak, un viaje muy esperado que incluiría Bagdad, el sur de Irak y la ciudad norteña de Irbil.

El bombardeo estadounidense en la frontera respondía a una serie de ataques con cohetes contra la presencia estadounidense, incluido uno que mató a un contratista filipino de la coalición fuera del aeropuerto en la ciudad de Irbil, en el norte de Irak.

Después de ese ataque, el Pentágono indicó que fue una “respuesta militar proporcionada” tras consultas con socios de la coalición.

Las fuerzas de seguridad iraquíes lideran una investigación sobre el ataque del miércoles, dijo Marotto.

Las tropas estadounidenses en Irak redujeron de forma considerable su presencia en el país el año pasado, durante el mandato del expresidente Donald Trump. Las fuerzas se retiraron de varias bases iraquíes en el país y se concentraron principalmente en Ain al-Asad y Bagdad.

La fortificada Zona Verde de Bagdad, donde se encuentra la embajada estadounidense, sufrió ataques frecuentes con cohetes durante el mandato de Trump para frustración del gobierno estadounidense que amenazó con cerrar la embajada y con tomar represalias.